Se encuentra usted aquí

Democracia participativa para ubicar la periferia en el centro: El OIDP celebra su Conferencia sobre Derecho a la Ciudad en Iztapalpa

El Observatorio Internacional por la Democracia Participativa celebró los pasados 7, 8, 9 y 10 de diciembre la XIX edición de su Conferencia Anual en Iztapalapa, Ciudad de México. Cientos de participantes, tanto de Iztapalapa y la Ciudad de México como de muchas otras partes del mundo, tomaron parte del principal punto de encuentro sobre democracia participativa y gobiernos locales del mundo. Esta edición de la Conferencia tuvo un marcado componente político, buscando conectar prácticas transformadoras en democracia participativa con los derechos humanos y el derecho a la ciudad. Igualmente, se dedicó un particular énfasis en incluir las perspectivas de las y los habitantes de las periferias metropolitanas. Este enfoque llevó nuestra Comisión a tomar un rol activo en la Conferencia.

Iztapalapa apuesta por “Ciudades Participativas con Derechos Plenos”

La Conferencia Anual del OIDP fue acogida por su presidenta en 2019: la Primera Alcaldía de Iztapalapa. Se trata de un gobierno reciente, parte del conjunto urbano de una de las áreas metropolitanas más grandes del mundo. En este contexto, el liderazgo del OIDP llevó la voz de las y los residentes de los entornos urbanos periféricos en los debates sobre democracia participativa. Asumiendo el derecho a la ciudad y la concreción de unos derechos plenos como alternativa a la financiarización, el crecimiento de las desigualdades y la crisis ecológica, la Conferencia tejió una narrativa transformadora que permite imaginar nuevos medios para defender la justicia social y territorial de la mano de las y los habitantes.

El encuentro de Iztapalapa coincidió con la celebración del Día Internacional de los Derechos Humanos, con lo que varios eventos conmemorativos y debates fueron propuestos en Iztapalapa y la Ciudad de México. La Asamblea del OIDP también aprobó un documento de balance político, “La Carta de Iztapalapa”, que incluye el compromiso de sus miembros con el ejercicio de los derechos humanos contenidos en el derecho a la ciudad; concreción de una sociedad justa y la soberanía de los pueblos.

La contribución de la Comisión CGLU CISDPDH a los debates de Iztapalapa

Nuestra Comisión tomó un rol activo en el desarrollo de iniciativas a lo largo de la Conferencia, buscando reforzar su partenariado con el OIDP y presentar el trabajo de su membresía en este contexto.

Se organizó en partenariado con Metropolis la sesión “Co-creando políticas públicas para los derechos de la mujer: Violencias, espacios públicos e igualdad”, donde representantes de Iztapalapa, la Ciudad de México y Sousse compartieron prácticas para lograr, desde la participación popular, ciudades más seguras e igualitarias para todas las mujeres y niñas. Entre las diversas prioridades: lograr mayor presencia de mujeres electas en gobiernos locales; redistribución y reconocimiento de la economía de los cuidados; lucha contra la feminización de la pobreza; o adopción de enfoques feministas al urbanismo. El Consejo Departamental de la Seine Saint Denis también compartió en la Conferencia su iniciativa de “Observatorio sobre Violencias contra las Mujeres” mediante una intervención vídeo.

En coordinación con el Foro de Autoridades Locales de Periferia (FALP) también se organizó la sesión “Las periferias en el centro de la Metrópoli: Reforzando la participación democrática desde el municipalismo metropolitano”. Esta reunió la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, así como los alcaldes de Matola (Mozambique) Calisto Moisses Cossa y Valongo (Portugal) José Luis Ribeiro, así como el Teniente de Alcalde de Nanterre, Hassan Hmani. De la sesión se pudieron extraer mensajes que reflejan la pluralidad de los retos a los que hacen frente los líderes de territorios periféricos como las oportunidades ligadas a estos y a la promoción de nuevas centralidades. Fomentar nuevas ciudadanías y formas de sentimiento de pertenencia, reforzar una gobernanza democrática y solidaria o apostar por ámbitos emergentes, como la transición ecológica o los derechos culturales, fueron algunas propuestas hechas por la mesa.

En el último día de sesiones, la Comisión organizó un debate sobre prácticas locales enfocadas a dar respuesta, desde la puesta en marcha de mecanismos de participación popular, a los contextos de protesta en favor de los derechos humanos do. Esta sesión permitió cruzar miradas entre experiencias en marcha en Chile, Túnez, Colombia y España. Desveló con ello significativas experiencias puestas en marcha desde lo local: desde la auto-organización popular de los barrios y ciudades chilenas hasta los dispositivos participativos puestos en marcha en Bogotá y Sousse para recuperar la confianza de la ciudadanía en las instituciones y luchar contra la corrupción. La alianza con la sociedad civil y los movimientos sociales es clave en el contexto de Barcelona, tanto como forma de proteger el bien común frente intereses especulativos como para garantizar los derechos humanos en contextos de violencia institucional.